ANEMIA MEGALOBLÁSTICA O PERNICIOSA


INTRODUCCIÓN

La anemia se caracteriza por una disminución en la concentración de hemoglobina o en la capacidad de transportar oxígeno en la sangre. En la anemia megaloblástica se produce una disminución del número de eritrocitos o glóbulos rojos, y un aumento en el tamaño de los mismos debido a una deficiencia de sustancias que intervienen en la eritropoyesis o formación de los glóbulos rojos, como es la vitamina B12. Sin embargo, la carencia de esta vitamina es secundaria a la falta una proteína de la mucosa gástrica (factor intrínseco) ésta sí básica para su absorción. En estos casos el factor intrínseco se produce y se secreta en cantidades mínimas, insuficientes para asegurar una normal absorción intestinal de la vitamina, o no se produce en absoluto. Rara vez se encuentra un déficit de vitamina B12 de origen exclusivamente dietético.

Entre las enfermedades que pueden afectar la presencia de factor intrínseco se encuentran procesos digestivos como la aclorhidria, gastrectomía (extirpación parcial o total del estómago), alcoholismo crónico, enfermedades crónicas del páncreas o aquellas que afectan al íleon -parte final del intestino delgado donde se absorbe dicha vitamina-. Durante el embarazo se produce un aumento del volumen de sangre y por tanto del número de eritrocitos, por lo que las necesidades de esta vitamina aumentan. Su deficiencia también se asocia a personas con niveles bajos en fotatos, vitamina que igualmente participa en la formación y maduración de los glóbulos rojos.

Los síntomas son insidiosos y se desarrollan al cabo de 2 ó 3 años. Debido a la anemia puede haber debilidad, fatiga, pérdida de cabello, irritabilidad y trastornos de la memoria.



MÁS INFORMACIÓN

Asociación Española de Hematología y Hemoterapia

Telf. 91 409 61 07

Página web: www.aehh.org

Correo electrónico: aehh@aehh.org




LA RESPUESTA MÉDICA

La anemia es una enfermedad producida por una disminución del número de glóbulos rojos o de su contenido de hemoglobina en la sangre que puede deberse a la pérdida de sangre (hemorragia), la deficiencia en la producción de sangre por el organismo o un proceso destructivo de los glóbulos rojos. Estos niveles bajos de glóbulos rojos conducen a síntomas a veces severos como debilidad, mareos, dolores de cabeza, irritabilidad, trastornos intestinales y otros. Cuando cualquiera de ellos persista, es inminente la necesidad de acudir al médico. Éste realizará un análisis completo de sangre que indica el grado o severidad de la anemia y a veces ayuda a descubrir su causa al determinar el número total de glóbulos rojos, los valores de la hemoglobina, el contenido de los glóbulos blancos y su diferenciación, así como el número de plaquetas (elementos de la sangre).

Como existen varios tipos de anemia, cada una de ellos requiere un tratamiento diferente y específico siguiendo las indicaciones médicas. Lo importante es mantener una buena alimentación, estar atentos a los síntomas mencionados y visitar a su médico ante la presencia de cualquiera de ellos. No podemos olvidar que la anemia puede llegar a producir una insuficiencia cardiaca con todas sus consecuencias graves e indeseables.




LA RESPUESTA DIETÉTICA

El tratamiento suele basarse en la administración de inyecciones de vitamina B12, a la dosis y durante el tiempo que estime preciso el especialista. Dependiendo del grado de desarrollo de la anemia el médico recetará complejos vitamínicos específicos.

El tratamiento dietético es complementario al tratamiento médico y propone el consumo de alimentos variados, para conseguir aportes equilibrados de todos los nutrientes, especialmente de los necesarios para una adecuada función hematopoyética, es decir, de formación y desarrollo correcto de los glóbulos rojos. Estos nutrientes son el hierro, la vitamina B12 y los folatos principalmente.

En el caso de la vitamina B12, ésta no se encuentra en alimentos de origen vegetal, y consecuentemente puede dar lugar a situaciones deficitarias específicas en personas que siguen regímenes vegetarianos estrictos. Las algas marinas y los alimentos elaborados con soja fermentada contienen cantidades medias de vitamina B12, que no pueden suplir a un alimento de origen animal.




RECOMENDACIONES DIETÉTICAS

- Llevar a cabo las recomendaciones de dieta equilibrada para asegurar que no se produzca ningún déficit de nutrientes.

- A la hora de planificar el menú, consumir segundos platos proteicos: dos raciones diarias de carne, pescado o huevo y al menos 2 veces al mes hígado (muy rico en vitamina B12).

- Por lo general, la manipulación culinaria de los alimentos no comporta pérdidas de esta vitamina, aunque la carne hervida llega a perder hasta un 30% en el agua de cocción.

- Durante la germinación, aumenta el contenido de vitamina B12. Por tanto, a la hora de preparar ensaladas, resulta interesante contemplar estos alimentos como un ingrediente más.




ALIMENTOS ACONSEJADOS, PERMITIDOS Y LIMITADOS

ALIMENTOS ACONSEJADOS

- Leche y lácteos: Leche, yogures y otras leches fermentadas, productos lácteos no excesivamente grasos o dulces (cuajada, petit suisse), quesos.

- Carnes, pescado, huevos y derivados: Todo tipo de carnes (preferir las magras) y pescados, hígado, huevo.

- Cereales, patatas y legumbres: Todos salvo los indicados en el resto de apartados.

- Frutas y verduras: Todas.

- Bebidas: Todas salvo las indicadas en los apartados siguientes.

- Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja...), mantequilla o margarina vegetal.

- Otros productos: Cereales o legumbres germinadas (trigo, alfalfa, soja...), algas como complemento, tofu (producto cuajado de la leche de soja) y productos que incluyan soja fermentada.



ALIMENTOS PERMITIDOS (consumo moderado y ocasional)


- Leche y lácteos: Productos lácteos más calóricos (flanes, natillas, arroz con leche).

- Cereales: Bollería suave (bollo suizo, bizcochos de soletilla, de desayuno tipo Génova), snacks dulces y salados.

- Carne y sus derivados: Carnes y derivados cárnicos semigrasos (salchichas y hamburguesas comerciales), fiambres, productos que incluyan hígado como foie gras o patés.

- Bebidas: Bebidas alcohólica de baja graduación (vino, cerveza, sidra) según costumbre.



ALIMENTOS LIMITADOS (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)


- Leche y lácteos: Leche condensada, lácteos enriquecidos con nata, quesos grasos.

- Carnes: Las más grasas y charcutería (embutidos).

- Cereales: Bollería convencional, productos de pastelería y repostería.

- Bebidas: Bebidas alcohólicas.




CONOCE ALGO MÁS

PREGUNTAS CON RESPUESTA

¿Es cierto que los vegetarianos tienen más riesgo de sufrir anemia?

La vitamina B12 es uno de los nutrientes potencialmente deficitario en esta dieta si no se respeta la ingesta de huevos y leche. Algunas algas también contienen esta vitamina pero su aportación es tan variable que no se recomiendan como suplemento exclusivo. También encontramos carnes vegetales enriquecidas con vitamina B12, útiles para cubrir las necesidades en esta vitamina. La inclusión en la dieta de alimentos germinados o fermentados de soja contribuye a conseguir el aporte preciso.

DEBATE, HABLAN LOS CIENTÍFICOS

En 1934 el premio Nobel de medicina fue para los descubridores de la anemia perniciosa: George Whipple, George Minot y William Murphy.

Anemia Megaloblástica o Perniciosa George Whiple cuando comenzó estas investigaciones sabía que una alimentación completa era imprescindible para lograr una buena recuperación tras una pérdida de sangre, pero no conocía exactamente cómo influían los nutrientes en este proceso. En 1917 consiguió curar la anemia que sufrían sus perros. Las experiencias realizadas le llevaron a descubrir que algunos alimentos concretos producían una estimulación de la médula ósea, donde se producen los glóbulos rojos.

William Murphy y George Minot, prácticamente al mismo tiempo que Whipple, estudiaban en Harvard la anemia perniciosa. Sobre esta enfermedad se conocía sólo su existencia, ya que su etiología y tratamiento eran totalmente desconocidos. Hasta este momento la anemia perniciosa era tratada con la administración de arsénico, transfusiones de sangre y con la extirpación del bazo. Estos autores, conocedores de los trabajos de Whipple, comenzaron a alimentar a sus enfermos con los alimentos que tenían una mayor influencia en la formación de la sangre. Lo hicieron con 300 gramos de hígado obteniendo resultados bastante satisfactorios en los pacientes que padecían anemia por pérdida de sangre. La desaparición de la sintomatología les hizo pensar que la anemia perniciosa era una enfermedad carencial, y concluyeron que el hígado debía contener o segregar alguna sustancia que favorecía la activación de la médula ósea.

Por otro lado, las experiencias anteriores fueron el punto de partida de un experimento realizado por William Castle sobre el factor intrínseco. Conocía que los enfermos recuperados de anemia perniciosa producían jugos gástricos deficientes, lo cual podía ser el motivo de una deficiente absorción de ciertas sustancias de los alimentos. Quería comprobar si en los jugos gástricos de una persona sana podía haber alguna sustancia que facilitaba la absorción de otra sustancia de los medicamentos o alimentos y que ayudaba en la formación de la sangre. Castle pudo demostrar que los jugos gástricos de los enfermos de anemia perniciosa carecían de esa sustancia, y que los jugos de una persona sana sí la contenía. Esa sustancia es el factor intrínseco de la mucosa gástrica, necesario para la posterior absorción de la vitamina B12.

¿CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

- A la hora de cocinar se puede utilizar todo tipo de preparaciones culinarias. Preferir aquellas que requieran menor aporte graso: planchas, parrillas, asados (horno, papillote), microondas, cocciones en agua (vapor, hervido, escalfado).

- Utilizar moderadamente fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados (desgrasar en frío, mejora su conservación y su calidad nutricional).

- Para que la comida resulte más apetitosa se pueden emplear diversos condimentos: albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, pimienta, pimentón.

- El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.

- En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas.

ADEMÁS... (no todo es comer)

- En caso de seguir una alimentación estrictamente vegetariana o atravesar alguna situación que favorezca el déficit en el aprovechamiento de esta vitamina, deben realizarse análisis periódicos como medida profiláctica.

- Debido a la estrecha relación que tiene el déficit de vitamina B12 con el de folatos, en caso de anemia debida a la falta de esta última vitamina, el médico valorará en la analítica los niveles de vitamina B12, para proceder a un tratamiento más efectivo.

- Aprender a relajarse y a llevar un ritmo de vida más tranquilo, ya que el estrés y los nervios pueden provocan diarreas por aumento de la motilidad intestinal, lo que conduce a pérdidas mayores de esta vitamina.

- Existen ciertos fármacos que interfieren con la absorción de vitamina B12, por lo que pueden agravar la situación: La colchicina, fármaco utilizado en el tratamiento de gota para reducir la inflamación de articulaciones, produce malabsorción de esta vitamina porque altera la mucosa gástrica.




RECETAS

Desayuno:

- 2 yogures con muesli y zumo de naranja natural.

Comida:

- Canelones de carne y espinacas.
- Merluza juliana**.
- Pan y cuajada.

Merienda:

- Vaso de kefir. Pan con jamón serrano y fruta.

Cena:

- Crema de calabaza y espárragos.
- Tortilla de patata y cebolla.
- Pan y fruta del tiempo.
Anemia Megaloblástica o Perniciosa


MERLUZA JULIANA
4 personas

Cómo se prepara

En una cazuela se pone el puerro y la zanahoria cortados en juliana con un vaso grande de agua.

Se deja hervir hasta que reduzca a una tercera parte aproximadamente. Se deja reposar unos minutos y se colocan las rodajas de merluza poniéndolas a cocer y en cuanto hierven cinco minutos se apartan del fuego. En un vaso se pone el zumo del limón, aceite y perejil. Se bate mucho con un tenedor y se colocan las rodajas de merluza en los platos de servir previamente calentados embadurnado con este batido las rodajas de merluza.



Ingredientes

8 rodajas de merluza, 1 puerro, 1zanahoria, aceite de oliva, perejil picado, zumo de un limón.





Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski