Cálculos renales

Conoce algo más

PREGUNTAS CON RESPUESTA

¿Es peligroso tomar suplementos de vitamina C cuando se tienen cálculos de oxalato?

El consumo de grandes cantidades de esta vitamina ha alcanzado gran popularidad. Son alimentos ricos en vitamina C: Kiwi, naranja, guayaba, mango, limón, tomate, brócoli, coliflor, piña, fresa... La vitamina C o ácido ascórbico es un precursor del oxalato en nuestro organismo. Sin embargo, la ingesta de 5/alimentos-aconsejados-permitidos-y-limitados0 gramos de esta vitamina en forma comercial sólo da como resultado una pequeña elevación del oxalato en orina, por lo que no parece existir una asociación entre estos suplementos de vitamina C y los cálculos oxalato cálcicos.

DEBATE, HABLAN LOS CIENTÍFICOS

Los cálculos renales se pueden formar en el riñón o en la pelvis renal por depósitos de cristales presentes en la orina. La mayoría son cristales de oxalato de calcio. La infección o una obstrucción pueden desempeñar un gran papel en su formación. En ocasiones aparecen cuando el nivel de calcio en la sangre se eleva anormalmente, como en los trastornos de las glándulas paratiroideas. En otros casos aparecen cuando el nivel de ácido úrico en la sangre es alto (véase Hiperuricemia y Gota). La ingestión excesiva de calcio y oxalato junto con un aporte escaso de líquidos, pueden favorecer la aparición de cálculos. Sin embargo, en la mayoría de los casos la causa es desconocida. Los cálculos pueden producir hemorragia, infección secundaria u obstrucción.

¿CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

  • Preferir aquellas técnicas culinarias que menos grasa aportan a los alimentos: con agua -cocido o hervido, vapor, escalfado-, rehogado, plancha, horno y papillote.
  • Puede emplearse la fritura para tortillas, revuelto y croquetas, a la temperatura adecuada para absorber mínima cantidad de aceite.
  • Para que la comida resulte más apetitosa se pueden emplear diversos condimentos:
    • Ácidos: vinagre y limón.
    • Aliáceos: ajo, cebolla, cebolleta, cebollino, chalota, puerro, según tolerancia.
    • Hierbas aromáticas: albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, mejorana.
    • Evitar las especias fuertes: pimienta (negra, blanca, cayena y verde), pimentón, guindilla.
    • El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.
    • En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas (el alcohol se evapora durante la cocción).

ADEMÁS... (no todo es comer)

  • Prevención de infecciones urinarias.
  • Control de la acidez de la orina.
  • Ejercicio físico suficiente.
  • Reducir el estrés, dormir lo suficiente.
  • Evitar altas pérdidas de líquidos (sauna, sol, ejercicio extenuante, abuso de laxantes y diuréticos).
  • Puede ser recomendable la ingesta de suplementos de fibra. La fibra con el calcio forma en el intestino complejos no absorbibles; 36 g de salvado de trigo reducen la excreción de calcio en un 10% en sujetos sanos, suponiéndose un efecto mayor y una disminución de la incidencia de nuevos cálculos en personas con niveles elevados de calcio en la orina.
  • El ácido cítrico es un inhibidor de la formación de cálculos. Una única dosis nocturna de "citrato potásico" incrementa significativamente la eliminación urinaria de citrato y alcaliniza la orina, disminuyendo la recurrencia en la formación de cálculos. Es preferible el citrato farmacológico que el de fuentes naturales (frutas y vegetales), pues éste puede causar un aumento del oxalato en orina por las cantidades que serían necesarias para conseguir el mencionado efecto.
  • El magnesio disminuye el riesgo de litiasis por múltiples mecanismos y su concentración en orina es uno de los más potentes inhibidores de la formación de cálculos. En la práctica, la administración oral de óxido de magnesio o citrato magnésico incrementa la concentración urinaria de magnesio y citrato. No hay evidencia de que las fuentes naturales de magnesio (leche, trigo, pollo, coliflor, espinacas, salmón, atún) produzcan niveles adecuados en orina para ese efecto protector.
  • El déficit de potasio puede incrementar el riesgo litiásico pues se asocia con incrementos de calcio en la orina (diuréticos que eliminan potasio, diarreas y vómitos severos, son situaciones que pueden producir déficits de este mineral).