Diarrea

Recomendaciones dietéticas

  • Fraccionar la ingesta en comidas frecuentes y poco copiosas, entre 5 a 6 tomas al día, para disminuir en lo posible el estímulo sobre el movimiento intestina (peristaltismo).
  • Suprimir aquellos alimentos que irritan la mucosa digestiva y producen aumento del peristaltismo: café, zumo de naranja, etc. Estos alimentos tienden a obstruir los mecanismos absortivos más lesionados del intestino.
  • Líquidos: Tomar preferiblemente infusiones suaves (manzanilla, hierba luisa, melisa), agua de limón, agua de arroz y zanahoria, sopas desgrasadas no concentradas etc., para evitar o prevenir la deshidratación. También se pueden preparar sueros orales en casa o comprarlos en farmacia.
  • Evitar las temperaturas extremas ya que aumentan el movimiento intestinal.

Para reducir la cantidad de fibra o resíduo:

  • Evitar alimentos ricos en fibra: Verduras, frutas, legumbres, frutos y frutas secas y productos integrales (muesli, pan integral, etc.).
  • Preferir la fruta cocida o al horno sin piel, en almíbar sin el jugo o bien en forma de zumos colados no ácidos y sin azucarar.
  • Incrementar la cantidad de alimentos con pectina (fibra soluble con efecto astringente): manzana rallada y oscurecida (ligeramente oxidada), pera cocida, patata hervida "chafada" o en forma de puré, membrillo, plátano maduro, albaricoque. En ciertas ocasiones se suele recomendar incluir una cierta cantidad de salvado de avena, mejor mezclado con yogur.

Para reducir la cantidad de lactosa:

  • Evitar la leche, derivados lácteos y los productos que la contienen: helados, cremas, bechamel, etc.
  • Sustituir la leche por leche especial sin lactosa, leche tratada con lactasa baja en lactosa, de soja.
  • Probar la tolerancia al yogur por su bajo contenido en lactosa, especialmente los "bio activos" o fermentos lácteos como el speissequark o el kefir.
  • El queso de lonchas y porción no contienen apenas lactosa pero se debe considerar su elevado aporte graso que incrementa la velocidad de tránsito intestinal. Preferir los quesos frescos (Burgos, queso blanco desnatado).

Para reducir la cantidad de grasa de la dieta:

Grasa como condimento

  • Limitar los aceites, mantequilla, margarinas, manteca de cerdo y sebos, nata, crema de leche, salsas tipo mayonesa, bechamel, sofritos, etc.

Alimentos grasos

  • Consumir las carnes y aves sin piel ni grasa visible. Preferir los cortes magros.
  • Preferir el pescado blanco al azul, ya que tiene menos grasa.
  • Tomar los lácteos desnatados o bajos en grasa. Evitar los completos y los enriquecidos (yogur griego, quesos grasos, etc.).
  • Elaborar las tortillas con poco aceite.
  • Evitar aguacates, aceitunas y frutos secos.
  • Evitar productos de pastelería.
  • Cuando la evolución es favorable incluir progresivamente en la dieta nuevos alimentos y texturas, hasta lograr una ingesta completamente normal