Hernia de hiato

Conoce algo más

PREGUNTAS CON RESPUESTA

Aunque no se sientan molestias tras una comida ¿Se han de tomar antiácidos?

No. Sólo es preciso tomarlos en caso de que se produzca la acidez, la cual puede prevenirse mediante el cuidado de la alimentación y otras medidas no dietéticas ya indicadas.

¿Qué ocurre si cada día tomamos antiácidos?

Los antiácidos disminuyen la absorción de ciertas vitaminas y minerales: tiamina o vitamina B1, vitamina A y fósforo, por parte de nuestro organismo. Por tanto, es esencial llevar a cabo una alimentación variada, equilibrada y según las recomendaciones expuestas, para evitar que se produzcan déficits de dichos nutrientes. Así mismo, debemos hacer un buen uso y no un abuso de los medicamentos.

DEBATE, HABLAN LOS CIENTÍFICOS

Muchas veces, la hernia de hiato sólo produce síntomas cuando la persona es obesa, y por tanto el mejor tratamiento es la pérdida de peso: el 90% de los pacientes mejoran sintomáticamente al alcanzar el peso adecuado. En cualquier caso, se debe procurar evitar el reflujo (no es favorable tumbarse después de comer ni incluir alimentos o bebidas que producen reflujo) y las tareas que requieran inclinarse (es mejor la posición de cuclillas que el inclinarse) o que aumentan la presión abdominal. Algunos fármacos alivian el dolor, pero no curan el proceso. Los antiácidos u otros fármacos como la cimetidina o la ranitidina son los más empleados junto con el consejo dietético por parte de los expertos.

¿CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

Preferir aquellas técnicas culinarias que menos grasa aportan a los alimentos: al agua -cocido o hervido, vapor, escalfado-, rehogado, plancha, horno y papillote.

Utilizar moderadamente: fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados (estos últimos, desgrasar en frío mejora su conservación y calidad nutricional).

Para que la comida resulte más apetitosa se pueden emplear diversos condimentos:

  • Ácidos: Preferir el vinagre de manzana y el zumo de limón al vinagre de vino, según tolerancia individual.
  • Aliáceos: Evitar los carminativos que estimulan las secreciones gástricas -ajo, cebolla, chalota..., según tolerancia individual.
  • Hierbas aromáticas: Conviene incluir en las recetas tradicionales hierbas que ayudan a la digestión tales como el estragón, el eneldo, laurel, tomillo, romero, mejorana y otras hierbas aromáticas.
  • Evitar las especias fuertes, pimienta (negra, blanca, cayena y verde), pimentón, guindilla.