Hipercolesterolemia (Colesterol elevado)

La respuesta Médica

La Fundación Española del Corazón destaca que el ritmo de vida actual, el estrés y las prisas están transformando los hábitos alimenticios. Y asegura que no ha sido un cambio a mejor, ya que la falta de tiempo ha inclinado a las familias a adoptar nuevas formas de cocina que no siempre son las más saludables: se abusa de la comida rápida y los platos precocinados.

Por ello, la Fundación advierte que el crecimiento y desarrollo del ser humano pasa por una alimentación equilibrada, que en el caso de las enfermedades cardiovasculares, colabora en el control de un importante factor de riesgo: el colesterol. Los médicos resaltan la importancia de retomar en la vida diaria la dieta mediterránea, que se define como aquella dieta baja en grasas animales saturadas, rica en frutas, verduras y hortalizas y llena de productos con sustancias verdaderamente cardioprotectoras. Defienden que la clave para lograr una cocina cardiosaludable es convencerse que comer sano es sencillo, barato y, sobre todo, muy atractivo para el paladar.

Los cardiólogos advierten también que la decisión de tomar una medicación especial para disminuir el colesterol debe ser siempre a escuchas de un médico, que la recetará tras una completa valoración. Asimismo, avisan de que es muy arriesgado utilizar medicación anticolesterol sin indicación y seguimiento facultativos. Una vez que se ha iniciado un tratamiento la duración suele ser indefinida, y éste ha de llevarse a cabo bajo supervisión médica. No obstante, la Fundación reitera que la medicación no es más que una parte del tratamiento, en el que lo fundamental son las recomendaciones referentes a la alimentación.