ÁCIDO ÚRICO (HIPERURICEMIA Y GOTA)


INTRODUCCIÓN

LA GOTA, UNA DE LAS ENFERMEDADES MÁS ANTIGUAS en los registros históricos médicos, es un trastorno hereditario del metabolismo de las purinas (componentes de ciertas proteínas, las nucleoproteínas), porel cual se acumulan concentraciones anormales de ácido úrico en la sangre. Como consecuencia, se forman unas sales (uratos de sodio) que pueden depositarse en articulaciones pequeñas y tejidos vecinos (tofos). Estos depósitos a su vez pueden dañar las articulaciones y dar lugar a una artritis crónica. La enfermedad, que suele ocurrir después de los 35 años, se caracteriza por dolor artrítico por lo general localizado en un ataque súbito que se inicia en el dedo gordo del pie y que continúa hacia arriba por la pierna. Puede presentarse de forma aislada o acompañarse, en algún momento de la evolución, de litiasis renal úrica (véase capítulo de cálculos renales) y/o de la llamada nefropatía gotosa.

La hiperuricemia es una concentración de ácido úrico en sangre por encima de 7 miligramos por decilitro. La hiperuricemia no necesariamente se acompaña de gota o de litiasis renal, en cuyo caso se denomina hiperuricemia asintomática. Sin embargo a mayores niveles de ácido úrico, las posibilidades de sufrir gota aumentan significativamente. A medida que avanza la enfermedad, los síntomas son más frecuentes y prolongados. En cuanto a los ataques, se sabe que tienen relación con la alimentación, la obesidad, la ingesta de bebidas y los ejercicios excesivos.



MÁS INFORMACIÓN

Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición

Telf. 91 445 28 38

Página web: www.nhcges.com/seen/

Correo electrónico: sped@sped.org




LA RESPUESTA MÉDICA

La aparición repentina de un dolor agudo en una articulación inflamada, normalmente en la base del dedo gordo del pie o en articulaciones mayores puede ser síntoma de niveles nocivos de ácido úricos en el organismo. El dolor es muy fuerte (cualquier roce lo hace insoportable), y las articulaciones afectadas pueden llegar a enrojecer, ya que se calientan, y aparecen hinchadas y muy tensas. Los médicos previenen a toda la población, sobre todo a la que supera los 30 años, que en lo posible evite los factores de riesgo: comer grandes cantidades de alimentos ricos en ácido úrico como anchoas, las mollejas, riñones e hígado.

El objetivo del tratamiento médico es controlar los síntomas y descubrir la causa subyacente. Se aconseja que cuando se sufra el dolor, se utilicen compresas frías sobre las articulaciones doloridas y se evite el peso de la ropa de la cama colocando una varilla que eleve las sábanas para que no las rocen. Si el facultativo así lo estima, el enfermo se tiene que someter a una medicación anti-inflamatoria no esteroide para controlar la inflamación de las articulaciones doloridas. Para atajar el dolor en caso de crisis aguda también pueden utilizarse medicamentos con prescripción médica. En algunos pacientes se aplica una medicación de larga duración, con el objeto de reducir la producción de ácido úrico o para incrementar la excreción de este ácido por parte del riñón. Los medicamentos tienen unos efectos secundarios importantes, por lo que es fundamental que el tratamiento se realice bajo supervisión médica. Asimismo, con o sin medicación, se deberá seguir una dieta. Si la persona es obesa, no realizará nunca una dieta de choque ya que una pérdida brusca de peso podría provocarle también una crisis de gota.




LA RESPUESTA DIETÉTICA

El tratamiento de la hiperuricemia comprende la dieta y agentes reductores del ácido úrico. Actualmente la dieta no tiene el papel fundamental que ha tenido en épocas anteriores en el tratamiento de la hiperuricemia ya que los agentes farmacológicos son muy eficaces y, además, es necesario seguir una dieta muy pobre en purinas para conseguir descensos moderados de los niveles de ácido úrico. Una dieta con restricción estricta en purinas puede descender el nivel de ácido úrico entre 0,6 y 1,8 miligramos por decilitro de sangre. Sin embargo, el consejo dietético sigue siendo importante para el control completo del paciente con hiperuricemia.

Adecuar la ingesta calórica para conseguir el normopeso de forma progresiva y no brusca (el ataque de gota puede ser provocado por una comida muy copiosa o, paradójicamente por una cura de ayuno).

Reducir las purinas de la dieta para ayudar a que descienda el valor de ácido úrico en sangre. Se debe disminuir el consumo de alimentos ricos en purinas (vísceras, carnes, pescados azules, marisco...). Las legumbres tienen un contenido moderado en purinas (consumir tan sólo una vez por semana).

Reducir o suprimir las bebidas alcohólicas ya que pueden dar lugar a una crisis aguda de gota (incrementa la producción de ácido úrico).

No excederse en el consumo de grasas, ya que la excreción de suratos por la orina tiende a reducirse y puede favorecer la formación de cálculos en el riñón.

Aumentar el consumo de hidratos de carbono complejos frente a los sencillos y las grasas. Una dieta rica en cereales, féculas y verduras pobre en purinas, estimula la excreción de uratos.

Beber dos litros y medio de líquidos al día: alimentos y bebidas (agua, infusiones, zumos, gelatina). Elegir alguna bicarbonatada para alcalinizar la orina, sobre todo si se toman fármacos uricosúricos (que tienden a aumentar la eliminación de ácido por úrico por la orina). Puede administrarse también bicarbonato o citrato.




RECOMENDACIONES DIETÉTICAS

Crisis aguda:

Tomar alimentos que no contienen purinas:

- Leche y lácteos poco grasos.

- Huevos: Hasta 5 semanales si no existe hipercolesterolemia.

- Cereales, pastas alimenticias, patatas.

- Frutas y verduras excepto las ricas en purinas.

- Moderar el consumo de azúcar, miel, mermeladas, etc.

Etapa de remisión tras crisis aguda:

- Si la persona tiene sobrepeso u obesidad, programar una dieta más equilibrada y ajustada en calorías hasta lograr el peso adecuado.

- Consumir gran variedad de alimentos de acuerdo con el plan dietético aconsejado.

- Preferir los lácteos descremados para reducir la energía y el margen de grasa de la dieta.

- Evitar la ingesta de alcohol. Sólo aporta calorías vacías y aumenta la producción de ácido úrico y triglicéridos en sangre. (Aproximadamente un 75% de las personas con gota padecen hipertrigliceridemia).

- Está permitido el consumo de café, té, cacao y chocolate. Estos alimentos contienen metilxantinasas, así como cafeína o teína, con semejanza química a las purinas, pero que no se transforman en ácido úrico.

- Tomar suficiente cantidad de líquidos, para prevenir la litiasis, especialmente si existen antecedentes de cálculos o se utilizan medicamentos uricosúricos. Al alcalinizar la orina aumenta la solubilidad del ácido úrico (aguas bicarbonatadas).

- Excluir las vísceras y despojos, pescado azul, extractos y caldos de carne, salsas de carne, marisco y verduras ricas en purinas.

- Reducir la frecuencia de consumo o la ración de:

- Carnes, aves, pescado blanco y derivados (80/alimentos-aconsejados-permitidos-y-limitados00 gramos).

- Legumbres, sobre todo lentejas, habas y guisantes secos. Contienen una cantidad moderada de purinas. No es necesario suprimirlas por completo, ya que su consumo es bajo.

- La cantidad de aceite viene dada en función del margen de grasa de la dieta. Siempre que sea posible, emplear el aceite y la margarina vegetal como aliño en crudo, mejor tras el cocinado, para controlar la cantidad.

- Preferir alimentos jugosos y poco grasos. Utilizar salsas y guarniciones bajas en grasa: a base de hortalizas, salsas con mínima cantidad de ingredientes grasos (evitar las ricas en nata, quesos grasos, aceites y mantequilla).




ALIMENTOS ACONSEJADOS, PERMITIDOS Y LIMITADOS

ALIMENTOS ACONSEJADOS

Leche y lácteos: Leche y yogur desnatados, queso fresco y requesón, quesos especiales con porcentaje de grasa modificada estilo "manchego" y quesos blancos desnatados.

Carnes, pescado, huevos y derivados: Limitar la cantidad de consumo de estos alimentos a 80/alimentos-aconsejados-permitidos-y-limitados00 gramos la ración; pollo sin piel y carnes con poca grasa, pescado blanco y huevos.

Cereales y patatas: Patatas (fécula), arroz, pastas alimenticias y otros cereales.

Legumbres: Pueden tomarse una vez por semana. Se recomienda combinar con patata o arroz y verduras bajas en purinas y no incluir ingredientes de origen animal ni demasiadas grasas.

Verduras y hortalizas: Crudas, cocidas y en puré, salvo las flatulentas y las ricas en purinas.

Frutas: Frescas a ser posible con piel y bien lavadas, batidas, cocidas y al horno, salvo las indicadas en "alimentos limitados".

Bebidas: Agua bicarbonatada, infusiones, zumos naturales y licuados de frutas.

Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja), mantequilla, margarinas vegetales, mejor en crudo.



ALIMENTOS PERMITIDOS (consumo moderado y ocasional)


Leche y lácteos: Cuajada, arroz con leche, natillas y flan, batidos lácteos.

Carnes semigrasas: jamón serrano sin el tocino y fiambre de pollo.

Bebidas: Zumos comerciales sin azucarar, café, descafeinado, leche con malta o achicoria, bebidas sin gas.

Otros productos: Mayonesa extra light y bechamel (mejor con leche desnatada y un poco de aceite de oliva), sorbetes, gelatina de frutas, repostería suave (bollo suizo, bizcocho desayuno, galletas, magdalenas etc.).



ALIMENTOS LIMITADOS (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)


Leche y lácteos: Limitar los más grasos y los que están enriquecidos con nata o que llevan nata.

Carnes grasas: productos de charcutería y vísceras, pescados azules, marisco, conservas, salazones y ahumados.

Cereales: Galletería, pastelería y bollería rellenas.

Verduras ricas en purinas: Espinacas, espárragos, setas y champiñones, puerros, coliflor, rábanos.

Frutas: Fruta en almíbar, frutas secas, frutas confitadas y escarchadas.

Bebidas: Caldos de carne o pescado o de extractos (cubitos para sopas), zumos azucarados, bebidas refrescantes y bebidas alcohólicas.

Grasas: Nata, manteca, tocino y sebos, mayonesa y bechamel normales.

Otros: Chocolate y derivados por su contenido graso.




CONOCE ALGO MÁS

PREGUNTAS CON RESPUESTA

¿Por qué se puede tomar pescado blanco y no pescado azul cuando se sufre de ácido úrico?

El pescado blanco se diferencia del azul principalmente por su contenido graso. Los blancos tienen menos grasa que los azules, y estos últimos contienen un tipo de grasa "cardiosaludable" que no está presente en los primeros. Pero no es por ese motivo que se debe omitir su ingesta en caso de ácido úrico. En el pescado azul abundan mucho más las purinas que en los blancos. Estas purinas proceden de las nucleoproteínas de células musculares que al ser metabolizadas en nuestro organismo se transforman en ácido úrico.

DEBATE, HABLAN LOS CIENTÍFICOS

Se recomienda que la toma de fármacos que descienden los niveles de ácido úrico se inicie en personas con episodios recurrentes de gota, presencia de tofos o alteración renal. Antes de iniciar dicho tratamiento, la persona debe estar asintomática y no presentar signo alguno de inflamación articular, ya que de lo contrario, el descenso brusco de ácido úrico puede precipitar o prolongar un episodio agudo de gota. Por ello, el tratamiento farmacológico en la hiperuricemia incluye ciertos medicamentos como medida preventiva que actúan disminuyendo la inflamación de las articulaciones asintomáticas (colchicina). Aunque no está establecido el tiempo de la duración con este tratamiento, parece ser suficiente mantenerlo entre 6 y 12 meses tras haber normalizado los niveles de ácido úrico. Otra opción de uso frecuente es iniciar el tratamiento con dosis bajas del fármaco elegido (habitualmente alopurinol, que disminuye la producción de ácido úrico en el organismo) junto con la colchicina. No obstante, los niveles de ácido úrico pueden reducirse tanto por disminución de la producción de ácido úrico (alopurinol) como por aumento de su excreción a nivel renal (fármacos uricosúricos). Por otro lado, los expertos coinciden en que además de la terapia farmacológica, resulta conveniente aplicar medidas dietéticas específicas que, aunque no tienen el efecto de los fármacos, se sabe colaboran en la prevención de las crisis gotosas y en la normalización de los niveles de ácido úrico.

Ácido Úrico (Hiperuricemia y Gota) ¿CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

- Preferir las técnicas culinarias que menos grasa aportan a los alimentos: al agua -cocido o hervido, vapor, escalfado-, rehogado, plancha, horno y papillote.

- Puede emplearse la fritura para tortillas, revuelto y croquetas, a la temperatura adecuada para absorber mínima cantidad de aceite.

- Evitar en etapa de remisión tras un ataque agudo los fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados.

- Para que la comida resulte más apetitosa se pueden emplear diversos condimentos:

- Ácidos: Vinagre y limón.

- Aliáceos: Ajo, cebolla, cebolleta, cebollino, chalota, puerro, según tolerancia.

- Hierbas aromáticas: Albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, mejorana.

- Evitar las especias fuertes, pimienta (negra, blanca, cayena y verde), pimentón y guindilla.

- El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.

- En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas (el alcohol se evapora durante la cocción).

ADEMÁS... (no todo es comer)

Realizar ejercicio físico regular de intensidad leve a moderada, ya que se sabe que esfuerzos intensos también pueden provocar un ataque agudo de gota.




RECETAS

Desayuno:

- Un vaso de leche desnatada con tostadas con mermelada.

Comida:

- Arroz con salsa de tomate.
- Pollo a la plancha con lechuga y cebolla.
- Fruta de temporada y pan.

Merienda:

- Un vaso de leche desnatada y galletas tipo María..

Cena:

- Puré de cebolla, patata y zanahoria.
- Tortilla campesina*.
- Fruta de temporada y pan integral.
Ácido Úrico (Hiperuricemia y Gota)


TORTILLA CAMPESINA...
4 personas

Modo de elaboración:

Rehogar los ingredientes en aceite de oliva y mientras tanto, batir los huevos. Una vez estén "pochadas" las verduras, poner sobre un colador para evitar el exceso de aceite y de jugo que se ha de desechar. Mezclar con el huevo batido, y terminar la tortilla.



Ingredientes

6 huevos, 1 berenjena, 1 cebolla, 2 dientes de ajo, 2 pimientos verdes y 2 rojos, medio vaso de leche desnatada, aceite de oliva y sal.



Fundación EROSKI Accede a nuestra versión accesible y RSS  ¿Quieres saber quiénes somos? | Mapa web | Escríbenos
En CONSUMER EROSKI nos tomamos muy en serio la privacidad de tus datos, aviso legal. ©Fundación Eroski