Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)

Conoce algo más

PREGUNTAS CON RESPUESTA

¿Es cierto que los vegetarianos tienen más riesgo de sufrir anemia?

La vitamina B12 es uno de los nutrientes potencialmente deficitario en esta dieta si no se respeta la ingesta de huevos y leche. Algunas algas también contienen esta vitamina pero su aportación es tan variable que no se recomiendan como suplemento exclusivo. También encontramos carnes vegetales enriquecidas con vitamina B12, útiles para cubrir las necesidades en esta vitamina. La inclusión en la dieta de alimentos germinados o fermentados de soja contribuye a conseguir el aporte preciso.

DEBATE, HABLAN LOS CIENTÍFICOS

En 1934 el premio Nobel de medicina fue para los descubridores de la anemia perniciosa: George Whipple, George Minot y William Murphy.

George Whiple cuando comenzó estas investigaciones sabía que una alimentación completa era imprescindible para lograr una buena recuperación tras una pérdida de sangre, pero no conocía exactamente cómo influían los nutrientes en este proceso. En 1917 consiguió curar la anemia que sufrían sus perros. Las experiencias realizadas le llevaron a descubrir que algunos alimentos concretos producían una estimulación de la médula ósea, donde se producen los glóbulos rojos.

William Murphy y George Minot, prácticamente al mismo tiempo que Whipple, estudiaban en Harvard la anemia perniciosa. Sobre esta enfermedad se conocía sólo su existencia, ya que su etiología y tratamiento eran totalmente desconocidos. Hasta este momento la anemia perniciosa era tratada con la administración de arsénico, transfusiones de sangre y con la extirpación del bazo. Estos autores, conocedores de los trabajos de Whipple, comenzaron a alimentar a sus enfermos con los alimentos que tenían una mayor influencia en la formación de la sangre. Lo hicieron con 300 gramos de hígado obteniendo resultados bastante satisfactorios en los pacientes que padecían anemia por pérdida de sangre. La desaparición de la sintomatología les hizo pensar que la anemia perniciosa era una enfermedad carencial, y concluyeron que el hígado debía contener o segregar alguna sustancia que favorecía la activación de la médula ósea.

Por otro lado, las experiencias anteriores fueron el punto de partida de un experimento realizado por William Castle sobre el factor intrínseco. Conocía que los enfermos recuperados de anemia perniciosa producían jugos gástricos deficientes, lo cual podía ser el motivo de una deficiente absorción de ciertas sustancias de los alimentos. Quería comprobar si en los jugos gástricos de una persona sana podía haber alguna sustancia que facilitaba la absorción de otra sustancia de los medicamentos o alimentos y que ayudaba en la formación de la sangre. Castle pudo demostrar que los jugos gástricos de los enfermos de anemia perniciosa carecían de esa sustancia, y que los jugos de una persona sana sí la contenía. Esa sustancia es el factor intrínseco de la mucosa gástrica, necesario para la posterior absorción de la vitamina B12.

¿CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

  • A la hora de cocinar se puede utilizar todo tipo de preparaciones culinarias. Preferir aquellas que requieran menor aporte graso: planchas, parrillas, asados (horno, papillote), microondas, cocciones en agua (vapor, hervido, escalfado).
  • Utilizar moderadamente fritos, rebozados, empanados, guisos y estofados (desgrasar en frío, mejora su conservación y su calidad nutricional).
  • Para que la comida resulte más apetitosa se pueden emplear diversos condimentos: albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, pimienta, pimentón.
  • El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.
  • En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas.

ADEMÁS... (no todo es comer)

  • En caso de seguir una alimentación estrictamente vegetariana o atravesar alguna situación que favorezca el déficit en el aprovechamiento de esta vitamina, deben realizarse análisis periódicos como medida profiláctica.
  • Debido a la estrecha relación que tiene el déficit de vitamina B12 con el de folatos, en caso de anemia debida a la falta de esta última vitamina, el médico valorará en la analítica los niveles de vitamina B12, para proceder a un tratamiento más efectivo.
  • Aprender a relajarse y a llevar un ritmo de vida más tranquilo, ya que el estrés y los nervios pueden provocan diarreas por aumento de la motilidad intestinal, lo que conduce a pérdidas mayores de esta vitamina.
  • Existen ciertos fármacos que interfieren con la absorción de vitamina B12, por lo que pueden agravar la situación: La colchicina, fármaco utilizado en el tratamiento de gota para reducir la inflamación de articulaciones, produce malabsorción de esta vitamina porque altera la mucosa gástrica.