Afecciones de la piel

Alimentos aconsejados, permitidos y limitados

Alimentos aconsejados

Leche y lácteos: Leche semi o desnatada -según necesidad-, lácteos desnatados o bajos en grasa como queso fresco tipo Burgos. A veces se tolera mejor la leche de soja y productos derivados (tofu, postres dessert).

Carnes, pescado, huevos y derivados: Todos, con la frecuencia que marcan las recomendaciones de alimentación equilibrada. Escoger con más frecuencia carnes magras. Tomar más veces pescado que carne.

Cereales y patatas: Todos, salvo los indicados en el resto de apartados. Preferir los integrales.

Legumbres: Todas, mejor mezcladas con ingredientes vegetales (arroz, patatas, verduras).

Verduras y hortalizas: Todas, al menos 1 ración de verdura cruda en forma de ensalada al día. Hortalizas de color amarillo intenso-naranja-rojo son ricas en betacaroteno que en el organismo se transforma en vitamina A, necesaria para el mantenimiento de la piel y mucosas. Por ejemplo: zanahoria, calabaza, tomate...

Frutas: Todas; frescas, secas y cocidas, con piel y bien lavadas. Al menos un cítrico al día o una fruta rica en vitamina C (fresa, melón, kiwi, cualquier fruta tropical: mango, papaya).

Bebidas: Agua, caldos de verduras, infusiones depurativas (diente de león, pensamiento, llantén, raíz de bardana, tomillo, espino albar) y zumos naturales de frutas, jugos de hortalizas y frutas.

Grasas: Aceites de oliva y semillas (girasol, maíz, soja), mantequilla, margarinas vegetales, mejor en crudo y frutos secos.

Otros productos: Levadura de cerveza, germen de trigo (como complementos).

Edulcorantes: Miel, melaza.

Alimentos permitidos (consumo moderado y ocasional)

Leche y lácteos: Batidos lácteos, postres lácteos más calóricos (natilla, flan, arroz con leche).

Carnes: Semigrasas, jamón serrano, york y fiambres.

Cereales: Las variedades refinadas (pan, biscotes, galletas, arroz, pasta). Bollería suave (bollo suizo, bizcochos de soletilla, de desayuno tipo Génova).

Bebidas: Zumos azucarados, café, té, descafeinado, bebidas refrescantes light.

Alimentos limitados (consumir de forma esporádica o en pequeñas cantidades)

Leche y lácteos: Leche condensada, lácteos enriquecidos con nata, quesos grasos.

Carnes y pescados: Carnes grasas (chuletas-costillas de cerdo y cordero grasos, chuletas de ternera, gallina, carne picada de cerdo y ternera, carne de ternera para guisar), salchichas tipo Frankfurt, salchichas frescas, embutidos, vísceras, pescados en conserva, salazón o ahumados.

Cereales: Cereales azucarados o chocolateados.

Verduras y legumbres: Aquellas que se cocinan con ingredientes grasos de origen animal (chorizo, morcilla, tocino, etc.).

Frutas: Frutas en almíbar, frutas confitadas o escarchadas excesivamente dulces.

Bebidas: Bebidas alcohólicas, néctares (zumos azucarados), bebidas refrescantes azucaradas.

Grasas: Nata, manteca, tocino y sebos.

Otros productos: Azucar de mesa o sacarosa, pastelería y repostería rellenas, con chocolate o bañadas en soluciones azucaradas, golosinas y dulces, snacks dulces y salados, fast-food (comida rápida).